Tratamiento farmacológico

En psiquiatría las afecciones relacionadas con la salud mental se tratan con psicofármacos, medicamentos que actúan a nivel del sistema nervioso central modificando sustancias que intervienen en su funcionamiento llamadas neurotransmisores. La ciencia que estudia este tipo de medicamentos es la psicofarmacología, y su conocimiento es esencial para cualquier profesional de la salud mental y, en concreto, para el psiquiatra por ser la prescripción de estos fármacos una de sus funciones principales.

A continuación paso a explicar brevemente los psicofármacos de los que disponemos para tratar las afecciones relacionadas con la salud mental:

1. Ansiolíticos e hipnóticos: se utilizan para inducir el sueño o para tratar la ansiedad durante cortos periodos de tiempo dado su elevado potencial de tolerancia y dependencia (adicción). Son muchas las personas que expresan temor a la hora de comenzar el tratamiento con alguno de estos fármacos debido a su potencial adictivo. En este sentido en nuestra consulta de Psiquiatras Valencia nos gusta explicar a nuestros pacientes que no existe ningún tipo de peligro a la hora de tomarlos siempre y cuando el tratamiento esté supervisado por un especialista; nuestra experiencia nos dice que si el tratamiento se sigue tal y como indica el especialista, no se prolonga más de lo necesario y se retira en el momento adecuado y de la forma adecuada, la dependencia se produce en un muy pequeño porcentaje de pacientes.

      • Benzodiacepinas de acción corta: alprazolam, bentazepam, brotizolam, clotiazepam, midazolam, triazolam.
      • Benzodiacepinas de acción intermedia: bromazepam, loprazolam, lorazepam, lormetazepam, pinazepam.
      • Benzodiacepinas de acción larga: clobazam, clorazepato dipotásico, clordiacepóxido, diazepam, diazepam en asociación, flunitrazepam, flurazepam, ketazolam, quazepam.
      • Zolpidem, zaleplon y zoplicona: hipnóticos cuyo uso debe limitarse a pocos días/semanas.
      • Otros fármacos utilizados habitualmente como hipnóticos: clotiapina, melatonina, mirtazapina, quetiapina, trazodona.

2. Antidepresivos: aunque su nombre genérico lleva a confusión y muchos piensan que sólo se utilizan para tratar la depresión, la realidad es que se utilizan tanto para tratar trastornos depresivos como para tratar trastornos de ansiedad. Así pues, las asociaciones “depresión-antidepresivos” y “ansiedad-ansiolíticos” no siempre son correctas. Hay varios tipos de antidepresivos:

  • ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina): citalopram, escitalopram, fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, sertralina.
  • ISRSN (inhibidores selectivos de la recaptación de la recaptación de serotonina y noradrenalina o antidepresivos duales): desvenlafaxina, duloxetina, venlafaxina.
  • Tricíclicos: amitriptilina, clomipramina, doxepina, imipramina, nortriptilina, trimipramina.
  • Heterocíclicos: maprotilina, mianserina, mirtazapina, trazodona.
  • IMAOs (inhibidores de la aminooxidasa): fenelcina, moclobemida, tranilcipromina. En la práctica se utilizan poco puesto que el paciente debe seguir una dieta específica para evitar interacciones.
  • Otros: agomelatina, bupropion, reboxetina, tianeptina.

3. Eutimizantes o normotimizantes: ácido valpróico, carbonato de litio, lamotrigina, oxcarbazepina. Son los fármacos que utilizamos para estabilizar el estado de ánimo en trastorno bipolar, trastornos esquizoafectivos o trastornos depresivos cronificados.

4. Psicoestimulantes: atomoxetina, lisdexanfetamina*, metilfenidato. Fármacos utilizados para el tratamiento del Trastorno por déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). (*)Aprobada recientemente en EEUU para el tratamiento del trastorno por atracón.

5. Neurolépticos o antipsicóticos: son los fármacos utilizados para tratar los síntomas de enfermedades como la esquizofrenia y algunos trastornos bipolares, aunque pueden utilizarse también en trastornos de ansiedad o depresivos:

Típicos:

    • Benzamidas: sulpirida, tiaprida.
    • Butirofenonas: haloperidol, pimozida.
    • Fenotiazinas: clorpormazina, clotiapina, flufenazina, levomepromazina, perfenazina, periciazina, zuclopentixol.

Atípicos: amisulprida, aripiprazol, asenapina, clozapina, olanzapina, paliperidona, quetiapina, risperidona, sertindol, ziprasidona.

6. Fármacos antidemencia: donepezilo, galantamina, memantina, nimodipino, rivastigmina.