Trastorno negativista desafiante

Se caracteriza por una conducta desobediente y desafiante hacia el adulto que da instrucciones y normas, negándose a seguirlas y manifestando hostilidad si se insiste en que lo haga. Los niños afectados suelen ser provocadores, acusan a otros de sus errores o infracciones, se enfadan fácilmente y pierden el control, suelen ser vengativos y rencorosos. Este tipo de conductas son más evidentes en el ámbito familiar, se inician sobre todo en la infancia y muchas veces ya se observan en la etapa preescolar. Algunos casos se agravan evolucionando hacía un trastorno de conducta o disocial.

Fuente: Introducción a la psicopatología y la psiquiatría (J. Vallejo Ruiloba, 8º edición).